Arrojan un cuerpo sin vida en un pasaje en Villa Devoto

El terror se apodero del barrio, cuando anoche arrojaron el cadáver de una mujer desde un auto.

El hecho ocurrió en un pasaje poco concurrido, la víctima tendría unos 20 años y no presentaba signos de violencia, se investiga la posibilidad de que haya sido un secuestro.

Este episodio macabro, sacudió en la noche del domingo al barrio porteño de Villa Devoto, desde un auto en movimiento se arrojó el cuerpo de una joven mujer muerta en plena calle.

El lugar donde aparecio el cuerpo, fue en el pasaje Rodrigo Ibarrola al 3300, un vehículo rojo de marca Peugeot pasó por la calle poco antes de las 21 y en apenas segundos, uno de sus integrantes retiró el cuerpo de una joven chica del interior del vehículo y lo dejó tirado inerte sobre la vereda.

Una vecina comento, que a las ocho de la noche, estaban guardando la moto con su marido y vieron un auto sospechoso.

Pensaron que era un asaltante, al tiempo, vieron a los vecinos alterados y nos encontramos con ese escenario, relató ante la prensa una vecina de la zona llamada Marisa.

Según se pudo ver en las cámaras de seguridad de algunas casas, se pudo ver una persona que viajaba en el asiento de acompañante abrió una de las puertas traseras y arrojó el cuerpo contra uno de los cordones.

En ese instante, algunos vecinos dieron aviso rápido a la Policía, que al acudir al lugar confirmaron que la mujer, de entre unos 18 y 20 años, se encontraba sin vida, aunque intentaron ejercicios de reanimación durante varias horas, pero sin éxito.

Al principio la mujer no presentaba ningún tipo de identificación ni signos de haber sufrido violencia física.

Se trataba de una chica joven, con el pelo enrulado hasta los hombros. Estaba vestida con un shorcito de jean, una remerita y una camperita.

Según las primeras investigaciones, el auto había ingresado a la Capital por el acceso de Lope de Vega y avenida General Paz.

A medida que fue pasando la hora, la investigación empezó a dar sus frutos, y los especialistas lograron identificar a la víctima.

La misma se trataría de una bailarina brasileña, que fue reconocida por sus familiares gracias a los tatuajes que llevaba en su cuerpo.

Lo que produjo su muerte fue que iba a trasladar ampollas de cocaína dentro de su cuerpo a un país vecino y dos de ellas se le reventaron en el organismo.

A primeras horas de la tarde, la hermana de la víctima se encontraba declarando en el partido de La Matanza.