Apareció Nadia!Ella y su madre están en peligro

Nadia está en aparente buen estado de salud.

Durante el día de hoy se sustanciarán trámites judiciales al respecto. Su aparición es un motivo de alegría, sin lugar a dudas, pero las circunstancias que la rodean ameritan mantenerse en estado de máxima alerta.
Durante la noche del 11 de julio Nadia se comunicó con su madre y combinó un lugar donde encontrarse. Nadia apareció acompañada de dos chicas, una de ellas con vínculos familiares con uno de los posibles captores.

Ese mismo día su madre había recibido nuevamente amenazas directas, fue golpeada en el cuerpo y en su rostro en inmediaciones de La Salada, dónde ella había llegado por cuenta propia por la desesperada búsqueda de su hija.

Quiénes la golpearon y amenazaron le reclamaban que desistiera de la denuncia penal. La amenaza – una constante desde el 9 de junio cuando desapareció Nadia- fue también con un arma de fuego.

A otra niña captada por la misma banda, la amenazaban mostrándole fotos de sus familiares para que no volviera a su casa.

En la causa acreditada en el juzgado federal de Canicoba Corral, está totalmente documentado que estamos en presencia de una red que seduce y capta chicas vulnerables de Lugano.

Este es el modus operandis real de las redes de trata con fines de explotación de menores, tanto para la venta de drogas como para la explotación sexual.

Así lo entendieron la Procuraduría de Trata de Personas a cargo del fiscal Marcelo Colombo, la Fiscalía 57 de Caba, el organismo Acceso a la Justicia (ATAJO) dependiente del Ministerio Público Fiscal, el fiscal Castellani y el Fiscal Federal Delgado. Así lo constata la Dirección de una Escuela que ve cómo sus niñas desaparecen y vuelven a aparecer en el día a día. Asi lo demuestra el allanamiento al boliche “El Basilón” de Liniers, que cuenta en sus instalaciones con 15 habitaciones donde se explota la prostitución ajena.

En este cuadro la declaración de incompetencia firmada por el Juez Federal Canicoba Corral, y recusada por el Fiscal Federal Delgado, resulta un hecho grave de denegación de justicia y de interpretación maliciosa de hechos cuyo resultado termina siendo el encubrimiento de una banda que acecha a nuestras niñas en los barrios más pobres de la Ciudad con participación directa de policías de la zona.
No sólo Nadia y su madre están en peligro, sino que decenas de otras niñas que están en la mira de los captores o que ya han sido captadas lo siguen estando también.

No sólo reclamamos la protección integral de Nadia y de su madre sino que exigimos que la Cámara de Apelaciones reconozca las sobradas pruebas que hay en el expediente y que actúe con celeridad.

Close