Si ante los despidos el gobierno reprime, va a acelerar un nuevo 2001

Ante el violento desalojo policial de los trabajadores de Pepsico, el precandidato a Diputado Nacional por Capital, Alejandro Bodart (Izquierda al Frente), afirmó que “si ante la ola de despidos la respuesta del gobierno macrista es la represión, va a acelerar las condiciones para que suceda un nuevo 2001” y agregó que “con miles de despidos, un 40% de los trabajadores precarizado o en negro y salarios que no alcanzan, la situación social acumula cada vez más tensiones y el gobierno sigue echando leña al fuego” .

En ese sentido, el dirigente agregó que “la grave crisis que cruza al país exige medidas de emergencia para proteger el empleo” y planteó que su propuesta “es prohibir los despidos por ley y reducir la jornada a 6 horas para que haya trabajo para todos, sin rebaja del salario y con un mínimo de $ 25.000”.

Finalmente, Bodart explicó que “eso es perfectamente posible si se afecta el bolsillo de los poderosos, suspendiendo el pago de la deuda externa y gravando la renta financiera y a las corporaciones”, y concluyó diciendo que “esos fondos, incluso, alcanzan para ayudar con subsidios a las pequeñas empresas que tengan dificultades para cumplir.”