¿El gin regresa a los barrios?

Esta bebida tan popular, nacida en Holanda y no en Inglaterra, como la mayoría cree, el gin, bebida espirituosa creada en 1600 con fines medicinales goza hoy de gran fama, a tal punto que volvió a reinar en las barras europeas y pisa fuerte en la Argentina, con el desembarco de marcas exclusivas y nuevas destilerías boutique.

Sus secretos y cómo tomarlo.

Todavia no hay estadísticas oficiales sobre el consumo de gin en la Argentina, los datos aportados por los bartender, la aparición de marcas de pequeñas destilerías “boutique” nacionales y el reciente estreno en el país de uno de los más renombrados del mundo, dan cuenta de que el gin también está de moda por estos lados y tiene muy buenas perspectivas.

“En la Argentina el consumo está creciendo y un claro ejemplo son las marcas que se hacen acá. En este país hacen buenos gin”

Emeric Lozé, responsable del gin alemán Monkey 47, considerado uno de los mejores del mundo y recién llegado a las barras locales, le dijo a Devotohoy Tendencias que la marca apostó por nuestro país por las perspectivas que representa el mercado.

“En la Argentina el consumo está creciendo y un claro ejemplo son las marcas que se hacen acá, como Apóstoles.

En este país hacen buenos gin”, recalcó el ejecutivo.

Es que el “Príncipe de los Apostoles”, creado por el bartender Ranato “Tato” Giovannoni, fue el primer gin artesanal y Premium, hecho en la Argentina.

Esta bebida blanca caracterizada por sus botánicos, entre ellos uno clave que es el enebro y que junto a la destilación del alcohol determinarán en parte la calidad del producto, pasó por distintos momentos de brillo y decadencia a lo largo de la historia, aunque ahora goza de niveles de popularidad nunca antes alcanzados.

Su popularidad, a su vez, disparó la exigencia de consumidores que ahora, cuando piden un gin tonic preguntan con qué gin está hecho, le cuenta a la prensa porteña Tendencias Bruno Moretti, quien junto a su hermano Franco crearon la primera microdestilería porteña que lleva su nombre, donde nació “Buenos Aires Gin”.

“Más allá de que nosotros crecimos en ventas, hay un cambio de cultura”, explica.

Según las cifras que maneja Moretti, mientras en España hay 300 destilerías de gin, en la Argentina hay apenas seis aunque hace notar la larga historia que tiene este bebida en la “Madre Patria”, donde hace un par de años su consumo explotó.

Más allá del furor del gin en España o de la historia que lo relaciona con Gran Bretaña, el primer consumidor mundial es Filipinas, a donde va a parar el 43% de la producción mundial.

Desde su nacimiento en Holanda, el gin pasó por varios estadios: en el siglo XVIII su popularidad en Gran Breteña desencadenó un serio problema en la salud pública que terminó con varias muertes.

Un siglo después aparecieron nuevos sistemas de destilación que dieron origen al “London Dry Gin”, muy de moda hasta los años 80 y que tras el declive en esa época renacieron con los llamados “Gin Premium” y ahora los “Ultra Premium”.

El recién llegado Monkey 47 está hecho con 47 botánicos recolectados a mano en cada uno de los lugares donde están los mejores en su tipo

Y justamente son éstos los que se están empezando a consumir y producir en la Argentina.

De hecho, Lozé asegura que desde la destilería de Monkey47, en la Selva Negra (Alemania), se envían cantidades limitadas de botellas (cada una está numerada) a muy pocos lugares en el mundo para que se vendan solo en comercios especializados y en los mejores bares.

Este gin alemán está hecho con 47 botánicos recolectados a mano en cada uno de los lugares donde están los mejores en su tipo, acota.

Además del agua y las hierbas nativas de la Selva Negra, este gin está elaborado con enebro de la Toscana y Croacia, lavanda de Francia y limones de Sicilia.

“Es impresionante el proceso de elaboración. Solo la maceración del arándano rojo demanda tres semanas. Y la piel del limón y el pomelo que se usa, es fresco”, le explica a Tendencias.

El proceso artesanal, su producción limitada y los tres meses que demanda su elaboración (lo normal es una semana), lo posicionan en el segmento Ultra Premuim, algo que no sólo se nota al beberlo sino también al pagarlo, ya que cada botella de 500 ml cuesta unos $ 1.800.

El gin de los Moretti está hecho con 13 botánicos y el proceso que llevan adelante para su elaboración también es artesanal y está dentro de los Premium.

“El pepino, el limón, la naranja y el jengibre que usamos son frescos y seleccionados por nosotros mismos”, revela Bruno Moretti de Buenos Aires GIN

“El pepino, el limón, la naranja y el jengibre que usamos son frescos y seleccionados por nosotros mismos”, revela Bruno.

Y Franco agerega: “La calidad del alcohol es muy cuidada, tiene cuatro destilaciones y en la tercera es cuando se agregan sus 13 botánicos, esos que le dan complejidad pero sin perder el carácter”.

Con un toque de tónica y piel de lima o limón; con unas gotitas de vermú seco y una aceituna o solo para los decididos, estas variantes permiten disfrutar del gran momento del gin.