Maia Lancioni brilla en el unipersonal: Esa Niña

De formación bailarina, desde pequeña acompañó a su padre escenógrafo y desde la adolescencia se interesó por el teatro, con un recorrido por los escenarios independientes en distintos roles y puestas muy diversas.Fue una de las actrices de las piezas “Tv60” y “Es un sentimiento”, ambas de Bernardo Cappa; la delicada obra para chicos “Tatán” y produjo “Ya nada será como antes, Wendy”, de Pedro Gundesen dirigida por Manuel Iedvabni y “Pezones Mariposa” de Cappa, por citar sólo alguno de sus trabajos.

En “Esa Niña” (Volveré y seré millones), ópera prima de Quarleri, compone a una nívea señora de orígenes aristocráticos en decadencia, quien lejos de alcanzar el destino original de su viaje (el cementerio de la Chacarita) llega a Los Toldos, la ciudad bonaerense donde nació Eva Duarte.