Argentina perdió por goleada y quedo al borde de la eliminación

La albiceleste fue sopapeada por Croacia y tiene un pie y medio afuera del Mundial.

La selección del Pelado Jorge Sampaoli cayó sin atenuantes ante los europeos por un increíble error de Caballero, un golazo de Modric y otro de Rakitic.

De esta manera, Argentina debe esperar un triunfo de Nigeria y ganar en la última fecha del Grupo D.

Cuando el partido parecia controlado a favor de argentina, un tremendo error de Caballero apenas comenzado el segundo tiempo derrumbó en lo futbolístico y anímico al equipo de Sampaoli.

No parecía un partido para perderlo de esta forma, argentina había generado peligro en los mismos sectores de la cancha que Croacia.

Los costados fueron los sectores más buscados por ambos equipos, en el primer tiempo apenas generó dos ocasiones de gol, y luego la Selección se desdibujó tras el primer tanto de Croacia.

Cuando se buscaba la chance del empate, a solo diez minutos del final, contabilizando apenas dos ocasiones de gol (remates de Kun y Messi), llegaron el segundo tanto golazo de Modric, y el tercero que es la imagen de un equipo entregado, el de Rakitic.

Se puede cuestionar el cambio de Higuaín por Agüero y no dejarlos juntos, sacar a Enzo Pérez aunque quizás el DT pensó que podía no aguantar todo el partido, o el sistema táctico.

También los nombres en cada sector del campo (¿por qué no Pavón o Dybala por Meza en un lugar de la cancha donde el desarrollo del juego comprobó que no había que cumplir funciones de marca?), el más notable el del arquero Armani, y los duelos individuales en los que no se hizo diferencia.

¿Messi jugo?

La respuesta la tiene cada uno del Messi que atesora. Pero esta vez el diez no se salva, no se desmarcó en el primer tiempo, no estuvo rápido ante la presión de los croatas las pocas veces que merodeó el área y nunca encontró espacios para arrancar.

Leo no pudo ser pata de triángulos ni atraer marcas para que otro compañero rompa por el eje, ni desbordar ni acercarse a jugar al medio.

En el segundo tiempo lo hizo, buscó por la línea media la pelota pero no gravitó en sus lateralizaciones y lo mismo, tampoco pudo juntar hombres y soltar un pase.

En resumen, falta de ideas de juego, profundidad y volumen de juego, un Messi ausente, y un error garrafal de un arquero cuestionado que encendió el fuego que incendia el mundo futbolero en nuestro país.

¿De que dependemos ahora?

Argentina debe esperar que el viernes Nigeria le gane a Islandia (si es por varios goles mejor) y vencer a los africanos en la última fecha del Grupo D.

Claro que mirará de reojo el partido entre Islandia y Croacia, porque ya no depende de sí mismo.

O quizás sí, pero ya no será el Mundial que nos sentamos a ver.

Porque lo de hoy fue un papelón inolvidable.