mayo 26, 2019
  • mayo 26, 2019
Lo Último

Buscan desenfrenadamente una perrita en Villa del Parque y alrededores

By on febrero 22, 2019 0 10 Views

Una chica desesperada por la pérdida de su perro. Jesica Chaile no sabe dónde está China, su perra raza Pinscher miniatura: “Todos los días salgo a pegar carteles, a repartir volantes. Ella es toda mi familia”, dijo.

Jesica comenta: “Soy de rescatar perros de la calle. En la última navidad encontré un labrador perdido y se lo devolví a su familia. No sé por qué me tiene que estar pasando esto a mí”, se preguntó entre sollozos.

Lamentablemente su vida cambió el 23 de enero a las diez de la mañana: desde ese día vive para encontrar a China, su perra raza Pinscher miniatura de color negro.

“Estoy desesperada, no duermo y hace un mes que no paro de buscarla. Todos los días salgo a pegar carteles, a repartir volantes”, apuntó.

Su preocupación la llevó a ofrecer de recompensa 30.000 pesos en una primera estimación.

Como el tiempo apremia y su mascota no aparece, su prima reforzó el pedido donando su auto, un Ford Ka de 1996. “Ya no sé qué más hacer”, dijo casi resignada.

No volvió a su casa desde que su perra se escapó. Está viviendo en lo de su novio y no cree que vuelva al menos hasta que recupere a su perra.

Jésica siente que alguien la rescató. Tiene dos teorías: que no la quieren entregar porque se encariñaron o que la conserva una persona adulta que probablemente no utilice las redes sociales

Su ruego se viralizó y creó cuentas en Facebook, Twitter e Instagram con el nombre común “Buscando a China”. Su propia investigación no cesa: “Dejé de trabajar dos semanas para salir a buscarla.

Todos los días me levantaba temprano para salir a caminar, a pegar volantes por todos lados, a tirarlos por abajo de las puertas, a hablar con los vecinos y los comerciantes.

Ahora ya volví a trabajar, pero aprovecho las noches para buscarla por el barrio, busco por debajo de los autos, me metí a Villa la Carbonilla para ver si estaba ahí”.

La perra se escapó en la puerta de una veterinaria en el cruce de las avenidas San Martín y Juan B.Justo, en el barrio de La Paternal. Asustada por pelearse con otro perro, se le salió el pretal con la chapa de identificación y salió corriendo por Juan B. Justo, dobló en Nicasio Oroño y siguió por Dr. Luis Beláustegui.

Ese día, a las 14.30, recibió el llamado de una chica que dijo haberla visto corriendo por el puente de la avenida a San Martín, a más de diez cuadras del lugar donde se había escapado.

La chica iba en moto y quiso agarrarla pero no pudo. La última información fidedigna que tiene Jésica es que su perra iba en dirección al barrio de Villa Santa Rita.

Ya recorrió ese barrio y varios más: La Paternal, Agronomía, Caballito, Villa General Mitre, Villa Urquiza. Entiende que si hubiese tenido un accidente, ya se habría enterado.

Su búsqueda la llevó a visitar casas en Merlo y José C. Paz, desde donde decían haber encontrado un perro de características similares.

No hubo suerte: la dueña de China dice que su mascota tiene las orejas caídas y no erguidas como suelen tener los otros ejemplares de la misma raza, tiene una cola corta y está castrada.

“Es todo lo que tengo, ella es mi familia”, valoró Jésica, una catamarqueña oriunda del pueblo Belén de treinta años que se fue sola a cursar el secundario en un colegio de monjas de la Capital Federal. “Yo soy sola”, precisó.

Por eso ofrece 30.000 pesos y un auto con tal de que le devuelvan su perra, su compañía y parte de su vida.

Las 5 particularidades de los perros Pinscher Miniatura

  1. Su historia

El Pinscher Miniatura o el Zwergpinscher se origina a partir del siglo XVIII, en Alemania. Existen diversas teorías en cuanto al origen del pinscher, una de ellas es que puede que haya sido desarrollado a partir de un cruce entre el Galgos Ingleses con Teckels, y con un poco de sangre de Terrier. Otra de ellas explica que el origen del pinscher miniatura fue por un cruce de Toy y de Manchester terrier.

Al ser su origen las granjas alemanas, el Zwergpinscher, se utilizaba como perro ratonero y nunca fue un perro de la aristocracia; el nombre “pinscher” significa “mordedor”, aunque este calificativo no define en absoluto al carácter de esta raza.

El Pinscher miniatura es parte de la familia alemana más grande de Pinscher, que comprendía ciertas variedades grandes y pequeñas así como dos tipos de distintos de pelo.

Se empezó a definir y separar las distintas variedades a principios del siglo XIX.

La familia alemana del pinscher también incluye el Affenpinscher y el Schnauzers. Con la formación del Pinscher-Schnauzer-Club alemán (PSK) en 1895, en la actualidad es denominado Pinscher Schnauzer Club (1921), los criadores y seguidores de la raza, aúnan esfuerzos para promover y para avanzar las variedades distintas del pinscher.

Estudios realizados afirman que existen cuatro variedades de Pinscher existentes en 1895:

El último es obviamente el Pinscher miniatura. Fue una raza desconocida fuera de Alemania, excepto en los Países Escandinavos, hasta después de 1918.

En 1919 es exportado a los Estados Unidos. Luego de su exportación a Estados Unidos la popularidad de la raza fue aumentando y en 1020 se funda el Miniature Pinscher Club of USA.

  1. Aspecto físico

Comencemos nuestro estudio de la raza con una impresión general de sus rasgos físicos. ¿Cómo son? El pinscher miniatura es pequeño, compacto, cuadrado y alerta. Sus proporciones son cuadradas pues tiene la misma longitud que altura a la cruz, entre los 15 y los 30 cm. Su peso se encuentra entre los 4 y 6 kg.

Es un perro equilibrado con un pelaje corto, liso y pegado a la piel y con un estilo elegante que llama mucho la atención, admitiéndose sólo los ejemplares monocolores rojos en sus diversas tonalidades y los ejemplares bicolores negros con marcas fuego.

Tradicionalmente, las orejas y la cola se suelen cortar a temprana edad, por motivos principalmente estéticos, aunque algunos prefieren no hacerlo para que el animal no sea sometido a cirugía si no es por enfermedad, debido a que implica ciertos riesgos.

Es autosuficiente, intrépido y gallardo, lo que resulta muy evidente por su aspecto acicalado y elegante. Es un perro que a pesar de los años que pueda tener, se mantiene siempre juguetón y lleno de energía durante toda su vida.

La apariencia en general de un Pinscher miniatura es la de un perro al cual no le sobra ni un centímetro de pelo.

Su elegancia es el resultado de un cuerpo sólidamente construido, un cuello graciosamente curo, una cabeza que se afina desde la cima del cráneo hasta la punta de la negra nariz que posee y unas orejas de colocación alta, sobre unos ojos oscuros y ligeramente ovalados.

  1. Conducta y temperamento

El pinscher posee una gran energía y curiosidad natural, además de también poseer un instinto de guarda que le hace ser buen guardián a pesar de su diminuto tamaño.

Como tantos otros perros de pequeño tamaño, el pinscher miniatura no duda en plantar cara a cara a perros de grandes dimensiones tales como el Dóberman, haciendo gala de un coraje y energía desproporcionados con su tamaño.

De hecho, y a pesar de su frágil apariencia este can no duda en enzarzarse en peleas con perros mucho más grandes que, desconcertados, se muestran un poco confusos y huyen del pequeño pinscher, en algunas ocasiones.

El pinscher miniatura es un perro muy inteligente y rápido a la hora de aprender cualquier cosa que su amo desee enseñarle. El gran don que tiene es su deseo de complacer a su propietario y la familia. Ese perro considera que su hogar y todas las personas que tiene dentro le pertenecen.

Aunque puede ser terco en ciertas ocasiones, en realidad, él ama las lámparas y hará payasadas indefinidamente ante cualquier público que le muestre con aplausos su entusiasmo. Además, el “Pin Min” tiene un encantador sentido del humor.

Los Pins Min se desenvuelven muy bien en los deportes de obediencia y agilidad, y también en el aprendizaje de juegos. Además, son perros de exposición muy elegantes.

Este peculiar perro miniatura es un can versátil, que se ajusta rápida y fácilmente a distintos ambientes y situaciones. Puede conformarse con espacios pequeños, tales como pisos o pequeñas casitas, y vivir igualmente feliz en hogares y fincas de grandes dimensiones.

Es posible y muy fácil adiestrarlo para que haga sus necesidades sobre papel de periódico, dentro de la casa, lo que lo convierte en las mascota ideal para aquellos que no pueden acompañar a sus perros fuera del hogar para que hagan ejercicio.

El Pin Min es un perro muy curioso que si no se le vigila puede verse metido en toda clase de problemas.

Si por casualidad encuentra la forma de escaparse del jardín cercado, jugará con su dueño durante horas a aquello de “atrápame si puedes”.

La inclinación natural del propietario por darle caza no hace sino excitar más sus deseos de juego. Esta situación puede resultar un poco desastrosa para el can y por tal motivo no sólo es indispensable un jardín cercado, sino también que se le controle.

Cuando se esté con él en áreas no cercadas, el perro deberá estar siempre con la correa puesta.

Un jardín vallado y seguro, que haya sido cuidadosamente revisado para eliminar todo objeto peligroso como clavos, cristales rotos, herramientas pequeñas, plantas tóxicas, etcétera., constituye el lugar perfecto para ofrecer al pinscher miniatura todo el ejercicio que necesita.

No obstante, debemos estar al tanto de mantener la seguridad de la zona vigilando que no haya hoyos, tablas partidas y pequeñas aberturas por donde el perro pueda escapar. Usted puede aportar que, si la cerca tiene una fisura, el perro la encontrará.

  1. Consideraciones de la salud

En general, se puede decir que los pinscher miniatura son perros sanos y longevos que a menudo alcanzan entre 12 y 14 años de edad.

A diferencia de otras razas caninas, son unos perros muy sanos.

Sin embargo, pueden sufrir ciertas enfermedades como:

  • Síndrome de Legg Perthes o Displasia de Cadera

Se trata de un problema de la articulación de la cadera provocado por la falta de irrigación sanguínea en la cabeza del fémur. Generalmente se presenta antes del año de edad y en una sola pata. Dos síntomas fácilmente reconocibles son la cojera y el dolor evidente cuando la pata está extendida. El tratamiento se trata de eliminar quirúrgicamente la cabeza del fémur.

  • Luxación Patelar

Consiste en una dislocación de la rótula (patella) como consecuencia de un accidente o de una malformación congénita.

Puede presentarse en una o en ambas patas. En la mayoría de los casos hay cojera y dolor severo. El tratamiento va desde el reposo físico a la reconstrucción quirúrgica de la articulación afectada.

  • Problemas de piel: Sarna y mutaciones del color

Estos problemas están ciertamente relacionados. La sarna demodécica puede ser local o generalizada. Requiere la aplicación de un medicamento para untar en las pequeñas zonas afectadas de la piel o, si está afectado el cuerpo entero, baños de inmersión.

La sarna demodécica ocurre cuando grandes cantidades de ácaros microscópicos parásitos invaden los folículos pilosos y la piel de los perros normales.

En ciertos casos, los perros adquieren por contagio los ácaros de sus madres poco después del nacimiento.

Las mutaciones de color en los Pinscher Miniaturas están causadas por folículos pilosos anormales que diluyen algunos colores de la capa como el azul-gris y el leonado.

Tanto la piel como el pelo están afectados y causan alopecia mutante del color, una enfermedad genética que produce pérdida del pelo, lo que puede conducir a infecciones dérmicas secundarias.

  • Atrofia progresiva de retina

Este problema ocular ha sido visto en el Pinscher Miniatura. Este padecimiento es hereditario, produce ceguera y no tiene cura. La retina (la membrana fotosensible situada en el fondo del ojo) se degenera y produce ceguera.

  • Otros aspectos de la salud

Ocasionalmente se han reportado, en el Pinscher Miniatura, sordera y cálculos renales. Sin embargo, estos casos se han presentado en tan pocos individuos que no se consideran problemas específicos de la raza.

  1. Cuidados

El Pinscher Miniatura es un perro limpio en su esencia, él mismo se encarga de su aseo personal. Al tener el pelo corto normalmente no se le enganchan ningún tipo de hierbajos, aunque se le debe cepillar una o dos veces por semana y darle unos tres o cuatro baños por año.

Generalmente cuando se ensucian de tierra y barro en días de tormenta, cuando se secan automáticamente cae la suciedad, desprendiéndose de ellos cualquier resto que les pudiera quedar.

Si se les baña muy a menudo, podríamos estropear la flora de su pelo que se genera por sí solo, y a la larga les puede producir sequedad, caspa, brillo y reducir la sedosidad del pelo.

Para bañarlos es necesario un jabón adecuado para perros, dependiendo del tipo de pelo, color, etcétera.

También existen champús para bañarlos en seco, champús para bañarlos en agua, o a veces simplemente con cepillarlos con regularidad es suficiente.

Tener en cuenta que el perro huele a perro y por mucho perfume que use será siempre un perro.

Para limpiarlo con agua tenemos que controlar la temperatura, en agua tibia sería lo ideal. Además, tenemos que tener cuidado con el lavado de la cabeza, para no introducir agua en sus oídos, ni en sus ojos.

Aunque sea inquieto en casa, necesita corretear en el exterior, si no se puede poner nervioso. También se recomienda darle juguetes para distraerlo, lo que evitará el aburrimiento y la formación de hábitos destructivos.

Close