septiembre 19, 2019
  • septiembre 19, 2019
Lo Último
  • Home
  • Transporte
  • Paro forzado: Se siente fuerte en la Ciudad debido a la falta de transporte

Paro forzado: Se siente fuerte en la Ciudad debido a la falta de transporte

By on mayo 29, 2019 0 235 Views

La central realiza su quinta huelga desde que Mauricio Macri es presidente. No hay transportes y varias ramas de la economía se plegaron a la medida de fuerza.

La izquierda multiplica cortes en los accesos a la Ciudad y el interior del país.

Desde la medianoche de este miércoles comenzó el sexto paro general contra el gobierno de Mauricio Macri, el quinto convocado por la CGT, que se hace sentir fuerte en Capital Federal y Gran Buenos Aires por la falta de transporte, ya que desde las 0 hs no circulan colectivos, trenes y subtes.

Casi todos los servicios púbicos se adhirieron al paro, como los colectivos, micros de media y larga distancia, aviones, barcos y taxis. Hasta la terminal de combis de Capital está cerrada.

Si bien taxis y remises también se sumaron al paro, por estas horas se puede observar en algunas zonas a dueños de autos trabajando.

Además, tanto los sistemas que permiten conseguir autos como Uber y Cabify estaban funcionando aunque debido a las reservas se estaba complicando conseguir viajar también con ellos.

La medida de fuerza es acompañada por marchas y cortes a cargo de agrupaciones de izquierda que complican los accesos a la Ciudad de Buenos Aires y el tránsito en el centro porteño.

Al respecto, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que el Gobierno «no va a permitir» el corte de puentes y que no descarta la intervención de las fuerzas federales de seguridad que ya están apostadas en los principales accesos a la Capital Federal.

Así lo advirtió esta mañana en declaraciones a radio La Red en las que explicó que «está todo liberado», en referencia a los principales accesos a la ciudad, entre los que mencionó la zona de la ruta Panamericana y ruta 197, autopistas y puentes.

«Está todo liberado, la gente puede venir a trabajar, están garantizados los accesos por las fuerzas federales de seguridad», dijo la titular de la cartera de Seguridad de La Nación.

Dejó en claro que «no se va a permitir» que se corten esos accesos e indicó que se han reportado algunos incidentes en supermercados y estaciones de servicios donde grupos de delegados gremiales impedían el ingreso del personal.

Al respecto dijo que «la Gendarmería y la Policía Federal, según corresponda, va a garantizar que quien quiera trabajar lo haga, y agregó: «No se van a permitir aprietes».

En otro tramo de la entrevista, Bullrich dijo que estaban «hartos de los paros» y recordó que se trataba del quinto paro que le hacían al gobierno de Mauricio Macri.

«Estamos hartos de los paros, de que cada dos por tres hagan un paro. Es el quinto paro. Cuando hay un gobierno que no es del partido de los sindicalistas, pasa esto», sostuvo.

Dijo que «Cambiemos piensa distinto» y lamentó que haya gente «que tiene que adherir por la fuerza» al paro «para no sufrir aprietes».

Finalmente, consideró «muy poco democráticos estos paros con piquetes» y dijo que se va a garantizar desde su cartera el acceso a través de «todas las arterias que dependen del gobierno nacional, como el Puente Pueyrredón» y que «no se descarta la intervención de las fuerzas federales».

La mañana comenzó con la presencia de organizaciones sociales, sindicales y de izquierda en algunos accesos, y también de las fuerzas federales de seguridad, sin que hasta el momento hayan tenido que intervenir.

Estas situaciones se vieron en Panamericana y 197, Puente Pueyrredón, y Puente La Noria, entre otros.

El paro fue convocado por la CGT para todo el día de hoy, sin concurrencia a los lugares de trabajo, pero gremios combativos anunciaron ayer movilizaciones y piquetes en los principales accesos a la ciudad.

La huelga general de hoy es más una pasarela para la exhibición de musculatura gremial hacia el próximo Gobierno que un castigo dirigido a la administración de Cambiemos.

Será, además, para la central obrera el último contra la actual gestión –si no sucede un imponderable- y para los disidentes una estación más en su planificación de administración constante de la conflictividad y que prevé sostener hasta octubre.

Tal como lo relata hoy Ámbito Financiero, en cualquier caso el destinatario de los pronunciamientos de cada sector será la política.

El objetivo, en la versión más amable, será invitar a los candidatos –en particular los peronismos- a incluir en sus listas a dirigentes gremiales y hasta nominarlos para cargos ejecutivos.

De paso también mostrará de lo que es capaz el “movimiento obrero” cuando se decide por una reivindicación.

Close