agosto 3, 2021
  • agosto 3, 2021
Segurola y Habana

Noticias del coronavirus por el mundo

By on enero 8, 2021 0 369 Views

Novedades de Israel , Gran Bretaña y de EEUU , alientan y desalientan , sobre la Pandemia mundial.

SEBASTIAN ALBERTO SABA

A pesar del creciente acceso a las vacunas contra el coronavirus en los 44 países que ya se están administrando, la pandemia por la enfermedad COVID-19 se agrava a medida que el virus se expande y muta por todo el mundo, llenando hospitales, devastando economías y obligando a varios gobiernos a dictar órdenes masivas de confinamiento.

Gran Bretaña nuevamente se encuentra en cuarentena colectiva. La cantidad de hospitalizados en Ciudad de México es más alta que nunca.

Alemania registró el martes uno de sus números más altos de decesos y la canciller Angela Merkel anuncia que el confinamiento en el país se extenderá hasta el 31 de enero.

Sudáfrica y Brasil no tienen más lugar para colocar a los muertos e incluso Tailandia —hasta ahora un éxito en la lucha contra la enfermedad—está sufriendo una inusitada ola de contagios.

Uno de los países que más se destaca en la lucha contra el COVID-19 es Israel que diseñó un plan dual exitoso:

vacunación masiva y confinamiento. Tal como lo destacó ayer el científico Eran Segal del Instituto Weizmann,

especialista en microbioma, genética, nutrición y aprendizaje automático, Israel ya vacunó a 1,37 millones de personas (15,6% de la población),

comprendiendo ya el 60% de los mayores de 60 años, uno de los grupos de más riesgo por su alta vulnerabilidad al virus debido comprometido sistema inmune que se tiene a partid de esa edad.

Así, Israel se convirtió en el país que más dosis de vacunas contra el COVID-19 aplicó hasta el día de hoy en todo el mundo.

El dato se desprende del sitio de estadísticas oficiales en tiempo real Our World In Data que comprende el número total de dosis administradas por cada 100 personas de la población total.

Mientras tanto , en Gran Bretaña , el gobierno en tanto informó que las personas deben recibir su segunda dosis de vacuna (ya sea la de Oxford y AstraZeneca o la de Pfizer BioNTech) dentro de las 12 semanas posteriores a la primera, en lugar de dentro de unas pocas semanas como estaba planteado inicialmente.

Pero muchos médicos de cabecera y líderes clínicos le hicieron saber a la BMA que retrasar las segundas dosis ya prometidas “tendrá un impacto terrible en el bienestar emocional de sus pacientes más vulnerables y en riesgo”.

El gobierno británico decidió que la segunda dosis de la vacuna puede aplicarse hasta 12 semanas después de la primera, y hasta permite que se den diferentes fórmulas para la primera y segunda dosis en algunas situaciones.

“Ambos protocolos tienen poca o nula base en los datos provenientes de los ensayos clínicos.

El objetivo de estos, sinceramente, experimentos humanos a gran escala es aumentar el número de personas a las que se les aplica la primera dosis y ,

por lo tanto, están parcialmente protegidos.

A todo esto , en EEUU , tienen otras ideas .“Se han discutido propuestas similares sobre retrasar la segunda dosis en los Estados Unidos, pero el lunes, altos funcionarios de la FDA dijeron en un comunicado que la agencia no apoya cambiar el protocolo de administración de vacunas establecido inicialmente, basándose en una falta de evidencia de que la vacuna todavía sería suficientemente eficaz con un plan de administración modificado.

Pfizer, por su parte, ha dicho que los datos del ensayo no respaldan que la primera dosis sola sea efectiva más allá de los 21 días posteriores a la inyección”, aclaró el experto John P. Moore , quien es profesor de microbiología e inmunología en Cornell.

En Estados Unidos, la confianza del público en las vacunas para el coronavirus se basa en gran medida en el proceso de evaluación exhaustivo y transparente que permite a cualquier persona asistir a las reuniones del panel asesor de la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de este país, analizar los datos y plantear preguntas.

“Por lo tanto, los científicos y los médicos pueden comprender lo que se está evaluando y pueden recomendar las vacunas a amigos, familiares y al público en general.

Los procedimientos de autorización en el Reino Unido son mucho menos transparentes.

Entonces, cuando se aplican desviaciones significativas del uso recomendado de las vacunas aprobadas, ¿cómo puede el público confiar en que se tomaron las decisiones correctas?

¿Cómo pueden los profesionales sanitarios independientes y conocedores respaldar esas decisiones cuando no están al tanto del proceso?”.