Un vecino de Villa Devoto ovacionado en un estadio

El hecho ocurrió en el entretiempo del superclasico jugado hace un par de fin de semanas en San Juan, Nicolas Manuli fue la estrella atajando todo en el arco norte, delante de los hinchas de Boca.

Lo mas curioso, es que no es de los futboleros que juegan un picado con los amigos toda la semana, de hecho, hace poco más de 30 años que no pateaba una pelota.

Es futbolero de ir a la cancha los domingos, de mirar partidos y de ser socio activo de River.

El famoso arquero por un dia, se llama Nicolás Manuli, tiene 58 años vive en Villa Devoto y es empleado.

A través de su hija participó en el sorteo que realizó el Banco BBVA Francés y salió ganador de un premio inesperado para él.

Yo no lo podía creer, jamás en mi vida había entrado a una cancha de fútbol con tanta gente y un estadio de primera.

Yo pensé que iba a patear un penal. Nos dieron las camisetas y toda la indumentaria los organizadores y a mi mandaron al arco donde estaban los hinchas de Boca.

Cuando iba camino al arco ya sabía lo que me esperaba. Cargadas y burlas al por mayor porque estoy un poquito excedido de peso, jajaja.

Yo solo pedía poder atajar una, cuando me salieron mas de cuatro me sentía realizado y lo completé cuando sentí el aliento de la 12, no es poco.

Aunque creo que si enteraban que era de River me hubieran insultado de arriba a abajo contaba entre risas Nicolás desde Buenos Aires.

El resultado del partido fue anécdótico pero la experiencia que le quedó a este hincha millonario no se la olvida más.

“La gente del Banco BBVA Francés se portaron muy bien, nos pagaron el viaje en avión y a mi como hincha de River me hospedaron en el mismo hotel de ellos.

Me pude sacar fotos con todos y vivir algo que nunca mas lo podré vivir.

Un superclásico es diferente, pero vivirlo en un provincia tan linda como San Juan es increíble.

No tengo como agradecer a todos, lo que me permitió vivir el sábado en San Juan” expresó Nicolás Manuli, que cuando volvió a Capital Federal siguió con la ovación porque sus amigos le contaron todo lo que vieron por televisión y el relato del Pollo Vignolo y el guiño de ojo del Muñeco Gallardo.

Close