Dañar a través de cualquier medio tiene consecuencias

El abogado y especialista en el tema, Daniel Monastersky, se refirió al reciente fallo inédito que obliga a una mujer a realizar tareas comunitarias por injuriar a otra persona en Twitter.

La Justicia Nacional de la Ciudad de Buenos Aires condenó con un fallo sin precedentes, a una mujer a realizar 150 horas de tareas comunitarias por “calumniar e injuriar” a un hombre a través de su cuenta de Twitter.

La víctima, Marcelo Frydlewski, esposo de la abogada Ana Rosenfeld, inició una causa judicial en mayo del 2017 por sentirse “agraviado” a raíz de una serie de tuits publicados por Mónica Lang.

El abogado querellante y especialista en derecho informático, Daniel Monastersky, explicó que en este caso cuando se comprobó la autenticidad de la cuenta de la red social “se le pidió a la mujer un resarcimiento y como no contaba con el dinero, se solicitó al juez que determine la realización de tareas comunitarias”, detalló.

Un fallo obliga a una mujer a realizar 150 horas de trabajo comunitario por insultar en Twitter.

Monastersky agregó que este tipo de fallos le dan la posibilidad a las personas de darse cuenta que no hay un vacío legal “sino que dañar al otro, sea a través del medio que fuere, tiene una consecuencia y hay que reparar el daño que se causa”.

“Si son o creen que son víctimas de algún delito deben denunciarlo porque la justicia actúa”, destacó.