Polémica en la Ciudad de Buenos Aires en torno a la incineración de la basura

03/04/2018 telam podcast

Es a partir del nuevo proyecto de ley que se comenzó a tratar en la Legislatura porteña, que propone la incineración de residuos urbanos a través de una nueva tecnología denominada “termovalorización”.

A partir del nuevo proyecto de ley que se comenzó a tratar hoy en la Legislatura porteña, que propone la incineración de residuos urbanos a través de una nueva tecnología denominada “termovalorización”, se reavivó la discusión en torno al tratamiento de la basura en la ciudad de Buenos Aires.

Gastón Blanchetiere, legislador porteño de Vamos Juntos y presidente de la comisión de Obras y Servicios Públicos, señaló que la termovalorización es un sistema por el cual la combustión de residuos se transforma en energía sin riesgo para el ambiente ni emisiones, lo cual lo diferencia de la incineración tradicional.

El legislador sostuvo que la modificación de la ley Basura Cero de 2005 que propone el oficialismo “es necesaria y válida”, ya que “el CEAMSE ya no tiene más capacidad para seguir enterrando basura”, según declaró en diálogo con Télam.

Para Blanchetiere, las metas fijadas por la ley no se cumplieron y deben readecuarse para el año 2028, por lo que se busca redefinir los cupos para los rellenos sanitarios. En ese sentido, agregó que la termovalorización “es una tecnología limpia, probada en muchas ciudades de Europa, que cumple con todos los estándares ambientales de la Unión Europea, que son realmente exigentes”.

Entre quienes se oponen a esta modificación, desde el Programa UBA Verde denunciaron que el proceso propuesto es dañiño para la salud ciudadana, además de impedir la comercialización de residuos, fuente de trabajo para muchas personas que trabajan en el circuito de reciclado.

“Esta gente está prestando un servicio público de higiene urbana al Gobierno de la Ciudad, y le estarían quemando sus recursos”, expresó la coordinadora del programa, Alejandra Reich.

En respuesta a esta crítica, Blanchetiere aclaró que “se va a seguir manteniendo el sistema de separación y reciclado, porque no todo se va a termovalorizar”, ya que sólo los residuos orgánicos (actualmente destinados a relleno) van a ser procesados mediante la nueva tecnología, mientras que plásticos, cartones, metales y vidrios continuarán siendo reutilizados.

En ese sentido, explicó que “se va a continuar trabajando con las cooperativas, la separación en origen va a seguir vigente”. Sin embargo, para Reich con los cambios propuestos “se dejarían de implementar políticas educacionales respecto a la separación en origen”, y más allá de los aspectos técnicos el debate debe considerar la inclusión social y la educación en la población.

Otra de las organizaciones opuestas al proyecto es Greenpeace, que denunció que la incineración es ilegal y contaminante. Esta tarde, cuatro activistas de la organización ecologista desplegaron en el balcón de la legislatura porteña una bandera con la leyenda “Quemar basura mata”. Al respecto, Blanchetiere dijo que “Greenpeace debe reconocer que el relleno sanitario del CEAMSE no da más, no se le puede seguir tirando toda la basura a la provincia de Buenos Aires”.