julio 13, 2020
  • julio 13, 2020
Lo Último

Atraparon a un preso qué se había escapado del Penal de Devoto

By on marzo 5, 2020 0 446 Views

El escape había ocurrido hace poco más de once meses, en abril de 2019, cuando Jorge Daniel Brítez evadió todas las medidas de seguridad y escapó de la cárcel de Villa Devoto.

La versión oficial indica que saltó uno de los paredones de cemento del penal -muros que llegan a 7 metros de altura- y los dos metros de alambres ubicados a 45 grados.

Por el hecho se inició una investigación interna, aunque nunca se esclareció públicamente si contó con complicidad de personal penitenciario.

Britez, oriundo de Paraguay, había sido trasladado al complejo penitenciario de Devoto el 3 de enero del año pasado, imputado por los delitos de homicidio y robo agravado. Estaba alojado en el patio del pabellón 53 de la planta 6, junto a internos de “riesgo medio”, según fue calificado por las autoridades del Servicio Penitenciario Federal (SPF) conforme los criterios de seguridad física, procedimental y dinámica del penal.

A los dos días de la fuga, hubo un detenido. En principio se creyó que era Brítez. Pero con el correr de las horas se corroboró que se trató de un error: quien había sido arrestado era su hermano.

Sucedió que al momento de su registro en la cárcel, Brítez escribió en el formulario de ingreso los datos de su hermano, Ángel Antonio Britez. Buscando ese nombre, la Policía de la ciudad y la Policía de la provincia de Buenos Aires (comisaría 5° y Grupo de Apoyo Departamental) arribaron a un domicilio de Quilmes, en la calle 889 al 1500. La desinteligencia entre el SPF y las fuerzas quedó en evidencia al capturar al supuesto recluso durante el allanamiento: “Soy Ángel Brítez, pero ustedes están buscando a mi hermano”, le dijo el hombre de 34 años que inmediatamente fue liberado.

El dato, igualmente, les sirvió a los investigadores para rastrear los pasos del recluso. Fuentes policiales comunicaron este martes que Brítez fue recientemente recapturado en la localidad de Quilmes.

Tras una trabajo conjunto de efectivos de las policías porteña y bonaerense en conjunto con el SPF, los investigadores habían obtenido un dato: el prófugo festejaría su cumpleaños 33 en una quinta de la localidad de Longchamps, en la zona sur del conurbano bonaerense.

En consecuencia, dos brigadas de la Policía de la Ciudad hicieron tareas de campo y al confirmar la presencia del delincuente, convocaron a la División Homicidios de la DDI de Quilmes. Y en simultáneo, la Dirección de Análisis de la Información del SPF tramitó un exhorto ante el Juzgado de Garantías de Quilmes para concretar la detención.

La situación se complicó a los pocos minutos. Mientras los uniformados aguardaban la autorización del magistrado, Brítez se subió a un auto Renault Stepway para irse del lugar. Ante ello, los efectivos policiales decidieron interceptar el vehículo.

Al verse acorralado, Brítez trató de huir, abandonó el auto y corrió. No llegó lejos: lo atraparon casi 300 metros más adelante. Tenía entre sus pertenencias una licencia de conducir falsa.

El Juzgado de Garantias N° 1 de Quilmes, que lleva adelante la causa por homicidio -del tío de la pareja de Brítez-, y el Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 26, a cargo de Luis Arnaudo, que investiga la “evasión del Complejo del Servicio Penitenciario Federal de Villa Devoto”, acordaron el traslado del imputado a dependencias de la DDI de Quilmes.

La cárcel de Devoto fue inaugurada en 1927. En un principio recibía a contraventores. Poco después, empezó a alojar procesados. Y en 1957 pasó a depender del Servicio Penitenciario Federal.

En la actualidad son más de 2.100 las personas que se encuentran detenidas. La cifra expone el problema de superpoblación, con más de 400 detenidos de los que debería tener de acuerdo a su cupo según fuentes en el Estado.

En marzo de 2018 se comunicó que el edificio, ubicado en una manzana delimitada por las calles Nogoyá, Bermúdez, Desaguadero y Pedro Lozano, iba a ser demolido ante un reclamo de décadas que efectuaron los vecinos.

En la apertura de sesiones ordinarias del domingo pasado, el jefe de Gabinete, Horario Rodríguez Larreta, se refirió a ello y anunció que mudarán el complejo penitenciario de Devoto: “Vamos a dar respuesta a otro pedido histórico: vamos a mudar la cárcel. Y en buena parte del terreno, construir ahí en una nueva plaza. Lo mismo vamos a hacer en Parque Patricios, donde vamos a transformar la Cárcel de Caseros en la nueva sede del Ministerio de Hacienda y en una plaza para todos los porteños”, prometió.